Al hombre que me rompió el corazón.

 

No creo que estés consciente de lo que me has hecho ni que entiendas hasta que punto me has destruido; la verdad creo que nunca me entendiste del todo y es una lástima, pero ahora vas a tener que entenderlo.

¿Cómo pudiste hacerme eso? ¿Cómo pudiste dejarme llorar hasta ser vencida por el sueño? Nunca podía dormir y tú lo sabías porque leías los mensajes que te enviaba. Aunque fuera días más tarde los leías pero siempre me dejabas sola, nunca me respondiste. Estaba muerta para ti, de hecho sigo muerta en lo que a ti respecta.

Sabías por todo lo que había pasado antes de conocerte y que no quería a nadie más a mi lado pero aún así me buscaste, me perseguiste y al final lograste que me enamorara locamente de ti y ¿para qué?, ¿Con qué perversa intención?, ¿Acaso fue solo un juego para ti?… Solías decir que “Tratarlos era mantenerlos interesados” y tenías razón porque no lograste mantenerme interesada cuando me echaste a un lado como lo hiciste, en ese momento me perdiste.

Tenía mi guardia en alto para protegerme y proteger a mi corazón. No quería volver a sentir el dolor de perder a alguien ni vivir la agonía de sentirme en segundo lugar de nuevo, tampoco deseaba esa sensación de ser usada en lugar de amada y deseada; simplemente no quería que me hicieran sentir de nuevo que “no soy lo suficientemente buena”.

Pero la verdad es ¡QUÉ SOY MÁS QUE SUFICIENTE!

Fuiste tan egoísta que no pudiste darte cuenta. Te dije que me daba miedo volver a ser herida, trate de alejarte, asustada ante la posibilidad de que esa persona que estaba dejando entrar en mi vida me rompiera otra vez el corazón cuando apenas acabo de recuperarme, pero tu me dijiste que confiara en ti, que te diera una oportunidad, que no me alejara corriendo. Me prometiste que me tratarías como una princesa, que merecí mucho más de lo que jamás había recibido. Me dijiste que me amabas, total y absolutamente pero Mentiste… Rompiste todas esas promesas.

 

Así que ¿qué importa si te han herido en el pasado, acaso no hemos pasado todos por eso? No eres especial, todos hemos sufrido un desamor que casi nos mata, la diferencia es que tu usaste tus inseguridades y tus problemas contra la única persona que estuvo allí y que habría estado allí incondicionalmente; la persona que te amó como se debe amar y a la que nunca dejaste entrar. Hiciste exactamente lo que me rogaste que no hiciera; me dejaste afuera, pasando frío. ¿Cómo pudiste ser tan desalmado?

Nunca voy a disculparme por haberte amado aunque el amor y atención que te di fue mucho más de lo que merecías.

Lo que yo merecía era amor pero nunca me amaste, sólo me dijiste lo que creías que quería oír. Si amas a alguien tal como decías amarme, JAMÁS le harías daño ni le harías llorar, mucho menos le harías sentir que le estás usando. ¿Pensaste alguna vez en eso? No creo que lo hicieras, ni siquiera pienso que lo estés haciendo ahora. Si te hubiese preocupado, si de verdad me hubieses amado aunque sea un poco, si de verdad hubieses querido tenerme en mi vida, habrías luchado un poco por esta relación; por nosotros.

Di la batalla por ambos y ahora estoy exhausta.

¿Cómo pudo el hombre del que me enamoré convertirse en lo que eres hoy? Digo “hombre” aunque creo que es un eufemismo porque para si eres un hombre no puedes ser un cobarde, ni un mentiroso, mucho menos tan cruel como eres. Al principio todo fue muy intenso; no había un momento en que no me halagaras con un cumplido; hablábamos todos los días hasta altas horas de lanoche; eras como la versión masculina de mi misma.

 

Tuvimos una conexión instantánea pero ¡NO ERES NADA DE LO QUE ME HICISTE CREER! Tienes dos personalidades, una afectuosa, cálida, amorosa y atenta; pero del otro lado de la moneda hay un tipo frío, despiadado, sin corazón y desconsiderado. Ese lado no lo conocí hasta que fue demasiado tarde; hasta que me había enamorado de tí y la la verdad no me gusta para nada esa faceta de tu personalidad al punto que me ponía nerviosa al estar cerca de ti. La ansiedad era tal que me sentía mal y no podía abrir mi corazón por completo ante ti; estaba asustada de que te marcharas de improviso, de decir una palabra incorrecta; en fin, todo me daba miedo.

¿Por qué de pronto te convertiste en un ser tan frío e inaccesible? El único momento en el que me sentía cercana a ti era durante la intimidad e incluso eso era diferente a como solía ser. Después de estar contigo sentía ganas de llorar, de hecho lo hacía pero nunca te diste cuenta porque contenía esas lágrimas hasta que te quedabas dormido después de haber conseguido lo que querías.

Todo comenzó a girar en torno a tí, a lo que querías, lo que necesitabas. Ni siquiera una vez te detuviste a pensar en mi o en lo que sentía, ni siquiera te preguntaste si estaba bien. Te convertiste en una persona que ya no conocía, con la que había perdido toda conexión. Estar con alguien y sentirse tan sola es aterrorizante. Estar con la persona que aprendiste a querer porque pensaste que podrías hacerlo tan sólo para ser rechazada una y otra vez simplemente te va matando por dentro.

 

Noté como habías cambiado conmigo, prácticamente no me mirabas, cancelabas todos nuestros planes juntos, me dejabas sola en tu casa por horas y sólo me llamabas cuando necesitabas algo. Rara vez me hablabas, los mensajes fueron siendo cada vez menos y te mantenías callado al teléfono cuando intentaba conversar contigo después de no habernos hablado durante todo el día.

¿Sabes lo que se siente que te traten como una opción secundaria, no ser la primera de la lista… Ser considerada poco menos que basura? Si, ¡por supuesto que si los sabes! Te sucedió una vez, ¿o no? Sabes lo que duele y lo profundo de las heridas; conoces todos los detalles y aun así te pareció bien que una persona inocente que sólo quería lo mejor para ti pasara por eso,¿Cómo pudiste?

Confundiste mi amor y afecto con la necesidad de ser dependiente. Estabas equivocado; deberías mirar un poco más allá de ti mismo para darte cuenta de que lo que te daba era algo que necesitabas y que yo también necesitaba pero nunca recibí nada a cambio.

Quería estar contigo, tener en mi vida aunque me hicieras las cosas tan difíciles. ¡Eso es amor!, ¿Por qué tuviste que convertirlo en algo que se siente tan mal y antinatural? Siempre me sentí bien conmigo misma, me gustaba ser como era y vivir la vida a mi manera pero tu te robaste eso, y quería que lo hicieras, pero de una manera que me impulsara a amarte más.

En lugar de eso me hiciste odiarte debido a lo que me has hecho pasar.

Creíste que me tenías asegurada y pensaste que tratándome así me mantendrías interesada. Estabas convencido de que teniendo el control también tenías el poder.

 

Pero yo asumí de nuevo el control el día que alejaste tu trasero de mi, fue entonces cuando decidí marcharme, de hecho me impulsaste a correr para alejarme lo más rápido posible.

Me hiciste hacer lo que había deseado por tanto tiempo pero que no me atrevía a concretar porque me dejaba engañar por tus mentiras y falsas promesas. Pensaste que me quedaría por siempre, estabas convencido de que iba a estar eternamente lidiando con tus dos personalidades, pero la verdad no te merecías mi amor; de hecho ni siquiera te mereces mis lágrimas, mucho menos que piense en ti.

Me dejaste con el corazón roto y no te importó en lo más mínimo; de hecho aún me ignoras y ¿Por qué? Le gritabas a tu novia porque quería pasar tiempo contigo pero lo cierto es que sólo quería que estuvieras allí para mí tal como yo lo estaba para ti, pero nunca llegaste. Te envíe incontables mensajes cuando las cosas se complicaron, de hecho se complicaron por tu culpa pero aun así nunca respondiste. Me dejaste sin alternativas pero al final no quería, aunque suene estúpido. La verdad deseaba que las cosas funcionaran, sabía que si abrías tu corazón y me dejabas entrar podría ayudarte a dejar de ser tan inseguro y frío, juntos habríamos podido ser una pareja extraordinaria, pero jamás me diste la oportunidad; en lugar de eso elegiste el camino fácil y me evadiste de todas las formas posibles.

Eso me hirió en lo profundo de mi ser, pero sin lugar a dudas ese es TU VERDADERO YO.

Me puse de cabeza para ajustarme a ti a tus necesidades, hice todo lo que quisiste; comprendí que estabas ocupado, que tenías una vida complicada y que no siempre podías hacerme un espacio en tu agenda pero el punto es que NUNCA me incluiste en ella. Yo era más un asunto de comodidad, una especie de juguete o de herramienta contra el aburrimiento. No había esfuerzo alguno, tampoco romance ni nada que me alentara a quedarme;nunca me hiciste sentir especial, sólo me hiciste desplantes, nunca me diste mas que dolor y sufrimiento.

 

Quisiera pensar que no hiciste nada de eso intencionalmente pero quizás si fue así, ¿quién sabe? Porque en realidad no puedo estar segura de nada. ¿Cómo pudiste ser tan frío y cruel con alguien que nunca te hizo nada malo, alguien que nunca te lastimó en forma alguna? Yo jamás te habría hecho daño, entonces ¿por qué anular todo tipo de contacto antes que me fuera?, ¿Acaso esa era tu forma de asegurarte de que todo se acabara para después asumir el rol de víctima y volver a tener el control?

¿No tienes las agallas de decirme que no querías una relación seria, que le tienes fobia al compromiso?

¿Por qué me pediste que fuera tu novia si no lo querías así?, ¿Por qué me dijiste que me amabas cuando no era cierto?, ¿Sólo para que me bajara los pantalones? Tengo tantas preguntas que se quedarán sin respuesta sólo porque eres un cretino. Creo que este es el cierre de una etapa… sombría por demás.

Debo decir esto aunque no lo veas así, al menos no ahora; pero en una semana, un mes o algunos años te ARREPENTIRÁS de haberme tratado como lo hiciste. Verás el gran error que fue haberme dejado ir y te darás cuenta de todo lo que pude haber significado. Verás que no perdiste sino que fuiste incapaz de mantenerme a tu lado. Así que ahora probablemente estés ocupado haciendo las cosas que te hacían “no tener tiempo para mi”; quizás atendiendo otra relación que no quieres, lo que sea; pero tarde o temprano, cuando te despiertes solo y acabado te arrepentirás de no haber luchado por que fuera yo la que estuviese a tu lado en la cama. Será entonces cuando sientas el mismo dolor que me hiciste sentir y cuando QUERRÁS echar el tiempo atrás y tratarme adecuadamente.

 

Será entonces cuando sea capaz de volverte a ver directo a los ojos para decirte: “Ahora sabes lo que se siente, ya puedes sufrir como me hiciste sufrir a mi”. El único detalle es que yo nunca te causé ningún dolor, fuiste tú mismo el responsable de lo que sientes así que no puedes culpar a más nadie excepto a ti.

En lo que a mi respecta, lo mejor que pude haber hecho en la vida fue alejarme de ti.

Siempre te amaré, pero justo ahora estoy en proceso de recuperación; todavía te extraño y me siento triste cuando pienso en ti, pero esa tristeza ese sólo por la vida que se hubiésemos podido tener, por el hombre del queme enamoré pero que ahora podría llegar de verdad para enamorarse demí.

Ahora soy libre de encontrar a alguien que de verdad me quiera a su lado, una persona que lo de todo por mi y para quien yo sea una prioridad; alguien que me bajaría luna. Te día demasiadas oportunidades pero siempre decidiste desperdiciarlas así que no lamento dejarte, lo que me da tristeza es no haberlo hecho antes, cuando vi la primeras señales de que las cosas no marcharían bien pero decidí ignorarlas. Te amo, pero me amo más a mí misma.

Soy la que se fue.