En el fondo, todos quieren encontrar “Su pareja perfecta”. Sí, incluso los hombres, independientemente de lo idiota que los consideran las mujeres con las que no encajan. El problema con los hombres es que nunca te dirán claramente que no eres la indicada para ellos, porque oye, un chico tiene que echar un polvo, pero, ¿por qué las mujeres se instalan? ¿Y por qué esperan y esperan que los hombres se abran ante ellas cuando claramente eso no pasara?

Cuando a un hombre le gusta una mujer, y me refiero a “gustar”, no solo “desear sexualmente”, será claro como el agua y más obvio que una pista de aterrizaje para un avión. No importa cuántos artículos lees para “descifrar” la “mentalidad masculina”, los hombres nunca son tan complicados como las mujeres. Ellos son simples y obvios; somos nosotros las mujeres, las que tratamos de leer demasiado todo lo que termina en corazones rotos y un montón de artículos que alimentan nuestras ilusiones.

1. Él te dejo muy claro que esto es algo casual.

No importa lo que digan tus amigos y no importa lo mucho que dejan entender sus acciones o palabras, nunca querrá algo más. Te lo dijo muy claro, aunque probablemente lo haya cubierto con azúcar porque todavía quiere tenerte como polvo seguro, como reserva o una nueva incorporación a su lista de botines de pleno derecho. Sabía desde el primer momento en que te vio que eres lo suficientemente buena para una aventura pero que, para él, nunca serás lo suficientemente buena para algo más. ¡Y no importa cuánto tiempo juegues a este juego y lo mal que interpretas las señales, su percepción de ti, nunca cambiará! Si tú también quieres algo casual, ¡adelante! Pero incluso si solo una mínima parte de ti quiere algo más, ten la fuerza para retirarte porque, no, nunca podréis ser solo amigos. Él no quiera ni siquiera algo platónico.

2. Sientes que tienes que trabajar duro para derribar sus paredes.

Piensa: ¿cuándo navegas por internet o lees alguna revista tu atención siempre se centra en información sobre “¿Qué tengo que hacer para gustarle más?” Este tipo de información siempre está redactada de forma diferente, pero es la misma basura para distorsionar nuestro coeficiente emocional. El camino hacia el corazón de un hombre nunca pasa por sus pantalones, estómago o cualquier otro lugar, como una cuestión de hecho. Puede que te trate bien ocasionalmente a nivel humano, pero nunca se preocupará por ti. Claro, apreciará las grandes cosas que haces por él y ¿quién no?, pero ninguno de ellos te ayudará a anidar a tu manera. Los hombres saben exactamente el sitio en el que encajaras en sus vidas después de la primera conversación: amante, solo una aventura, un polvo seguro, una amiga o absolutamente nada. Si realmente le gustas, no tendrás que hacer ningún esfuerzo porque hará todo lo posible por cortejarte. Pero si alguna pequeña parte de tu mente busca formas para gustarle más, simplemente no vale la pena. Ahorra ese esfuerzo para alguien que siente ganas de hacer las mismas cosas por ti, antes de vaciar tu tanque de amor en las personas equivocadas.

3. Nunca tiene tiempo para ti.

Si le gustas, siempre habrá tiempo para ti en su agenda, incluso si dirige una multinacional a la que se ve obligado a dedicar 80 horas semanales. Tendrá tiempo no solo para polvos nocturnas sino también para actividades en pareja en lugares públicos. Ningún hombre está demasiado ocupado para la mujer que realmente quiere. Si obtienes estas excusas de alguien que está entre empleos o alguien que trabaja 20 horas a la semana, entonces … ¡te está mintiendo! El tiempo y la distancia no son motivo de preocupación para un hombre enamorado, pero es de suma importancia para el hombre para el que no eres lo suficientemente buena. No tienes que sentarte con tus amigas y cocinar excusas para él; pregunta a tus amigos barones y prepárate para una respuesta brutalmente honesta.

4. No está listo todavía.

Aunque parece extraño, los hombres a veces no están preparados para comprometerse y ponen excusas como estas: no están establecidos profesionalmente, tienen un objetivo que necesita toda su atención, necesitan tantear el mercado antes de sellar un trato, tuvo una terrible ruptura que lo dejó marcado, o tal vez es demasiado joven. Una vez más, los hombres no son como las mujeres, que pueden ser golpeadas por el amor en cualquier momento de sus vidas. Este es un fenómeno inexplicable, pero cuando el interruptor del amor de un hombre se activa, se enamoran de la primera chica que les gusta. Es extraño y no tengo idea de cómo funciona ese interruptor, pero llega un momento en que sabe que está listo para el amor y se enamorará de la próxima chica que conozca, pero no de la que estuvo allí todo el tiempo para llenar el espacio intermedio, cuidándolo y esperar que el interruptor se vuelva a encender.

¿Alguna vez has oído hablar de las numerosas historias en las que dos personas llevan años juntos, pero él nunca estuvo listo y un año después de romper, él ya está casado con otra a la que conoció solo unos meses antes? No tiene sentido dar cabezazos contra la pared en busca del interruptor, ¡es más fácil esperar a alguien con un interruptor giratorio! Puede que no sea el momento adecuado, tal vez el amor no encaja en sus planes en este momento, pero, sobre todo, puede que seas solamente la chica perfecta para llenar ese espacio intermedio, hasta que pueda intercambiarte con la que realmente quiere.

5. Él “simplemente no es un tipo romántico”.

¿En serio? Porque he visto incluso a los idiotas más grandes del mundo derretirse por las mujeres que realmente les importan. A ningún hombre le falta el hueso romántico. Pero son muy buenos escondiéndolo de las mujeres que realmente no les importan. Incluso los tipos que se parecen a John Cena son capaces de lidiar con “flores, cenas a la luz de las velas y apodos oscuros pero tiernos” por la mujer que realmente quieren. Los juegos y el estreñimiento emocional son para los bordes de sus platos principales. No trates a alguien como un rey si él te trata como a una criada. Solo si te trata como una reina deberías trátalo como a un rey. Y si te considera solo un juego, enséñale a jugar.