Querido Dios,

Por favor, no me dejes apegar a lo que ya no es para mí. No dejes que me ate a algo o alguien que planeas quitarme.

Sé que tu plan es desconocido, pero hasta que me lo reveles, hazlo más fácil. No me dejes aferrar a lo que necesito soltar. No me dejes luchar por lo que necesito soltar. No me dejes desear lo que pueda destruirme. No me dejes amar a los que romperán mi corazón.

Me apego fácilmente y me aferro a las cosas con fuerza, así que por favor no dejes que mi mente quiera cosas que no puedo manejar, no dejes que mi mente me engañe para querer cosas que no necesito o cosas que no me gustan o no son buenas para mí. Por favor, no dejes que mi corazón eche de menos a las personas que no me echan de menos. No dejes que mi corazón anhele a los que se fueron. No dejes que mi corazón se enamore de alguien que no quiera quedarse.

Por favor, no me dejes apegar a las cosas que me mantienen despierta por la noche, a las personas que me dejan con dudas y a lugares en los que no estoy destinada a vivir. Acércame más a lo que es destinado a ser para mí, déjame aferrarme a aquellos que están destinados a quedarse.

Pero déjame olvidar las cosas que nunca debieron haber sido, dame la fe que necesito para creer que estoy mejor sin ellas. Dame la sabiduría que necesito para darme cuenta de que me merezco algo mucho mejor y que seré más feliz en otro lado y con otra persona.

O simplemente dame la tolerancia que necesito en este momento para estar bien sin obtener las cosas que quiero, sin amar a los que quero amar y dame la paciencia que necesito para esperar tus bendiciones y tus regalos.

Pero por ahora, por favor no me dejes apegar a lo que está mal para mí. No me dejes invertir tanto en cosas o personas que estoy obligada a perder. No dejes que quiera lo que no es mío. No me dejes construir un futuro temporal.