Ella no se enamoró de ti simplemente porque tuviste una conversación con ella. Se enamoró de ti porque la escuchabas cuando hablaba, incluidas las cosas que no estaba diciendo.

No se enamoró de ti porque eras agradable. Se enamoró de ti porque por primera vez, alguien le estaba devolviendo todo lo que ella daba.

No se enamoró de ti porque no cometiste errores. Se enamoró de ti porque lo reconociste y pediste disculpas.

No se enamoró de ti porque te quedaste. Se enamoró de ti porque cada vez que intentaba alejarte, te acercabas más.

No se enamoró porque solo le gustaba estar cerca de ti. Se enamoró porque cuando estabas a su lado, se sentía más feliz de lo que había estado alguna vez.

Ella no se enamoró de ti porque eras guapo. Se enamoró de ti por lo que había en tu interior.

No se enamoró de ti porque la apoyaste cuando tuvo éxito. Se enamoró de ti porque la ayudaste a buscarlo cuando ya no recordaba de lo que era capaz.

No se enamoró de ti debido a la distancia. Se enamoró de ti porque cuando estaba lejos, le dijiste y le mostraste que la echas de menos.

No se enamoró de ti porque la llevaste a casa. Se enamoró de ti porque, aunque te apartaste de su camino, siempre te asegurabas de que llegaba a casa sana y salva.

No se enamoró de ti porque intentaste cambiarla. Se enamoró porque la aceptaste y la convertiste en una mejor versión de ella misma.

No se enamoró de ti porque pasaste tiempo con ella. Se enamoró de ti porque, aunque no tenías tiempo, siempre te aseguraste de encontrar la forma de verla.

No se enamoró de ti porque trabajabas duro y tenías éxito. Se enamoró de ti porque la motivaste para que cumpliera sus sueños también.

No se enamoró de ti porque eras fuerte. Se enamoró de ti porque la dejaste entrar dentro de ti durante tus momentos más vulnerables.

No se enamoró de ti por la forma en que se sentía. Se enamoró de ti porque respetaste sus sentimientos.

No se enamoró de ti por los halagos que le hacías. Se enamoró de ti porque te dabas cuenta cuando se cortaba el pelo o porque veías cualquier cambio que hacía por pequeño que era.

No se enamoró de ti simplemente porque respondiste un mensaje de texto. Se enamoró de ti porque fuiste tú quien levantó el teléfono y la llamó.

No se enamoró de ti porque era perfecta. Se enamoró de ti porque la aceptaste en sus peores momentos, incluso en los que ella misma no lo hacía.

No se enamoró de ti porque fuiste respetuoso al presentarte a sus padres. Se enamoró de ti porque, por primera vez, conoció a un hombre tan grande como su padre.

No se enamoró de ti porque era algo que ella quería. Se enamoró de ti porque al conocerte, eras lo único que tenía sentido en su vida.

shares