¿No te das cuenta de cuánto lo está intentando?, ¿No puedes ver que tu eres lo que ella siempre esperó?, ¿No eres consciente de que todo lo que hace es por ti? Cualquier hombre en su sano juicio la elegiría sin pensarlo dos veces pero tú estás allí todavía, tomándote tu tiempo para decidir mientras te arriesgas a perderla.

Ella sabe que no es perfecta pero se esfuerza por ser mejor cada día, por cubrir tus expectativas; se empeña en merecerte desde el fondo de su corazón y con cada fibra de su ser. Parece incansable y sin importar cuantas evasivas reciba ni cuantos obstáculos le presentes, siempre decide seguir intentándolo contigo, una y otra vez; hasta que finalmente logre convencerte.

La verdad es que ella vale la pena; mucho más que cualquier mujer que hayas conocido antes y muy probablemente más que cualquiera que conozcas en el futuro, pero tu pareces un tonto que no se da cuenta de eso.

Así que no le digas ni a ella ni a nadie más que no estás seguro si vale la pena; no destruyas su autoestima a causa de tus propias inseguridades.

No permitas que el miedo al compromiso te haga perder a una mujer estupenda. Si lo haces, ten por seguro que te arrepentirás tarde o temprano.

Ella sólo quiere a alguien a su lado que la ame lo suficiente como para luchar por la relación en la misma medida que ella lo hace, ¡es todo! Todo es muy simple, ¿por qué no puedes verlo así tú también?

Está locamente enamorada de ti y no puede esconderlo, ni tampoco quiere hacerlo ya que se trata del tipo de mujer que lleva el corazón a flor de piel y no se avergüenza por eso. No le incomoda que todos sepan que está enamorada de ti aunque probablemente más adelante sí sienta vergüenza cuando vea que lo entregó todo a cambio de nada.

En esta ecuación por un lado ella hace lo posible y lo imposible para que te des cuenta de que vale la pena de verdad, mientras tu te conviertes en candidato para recibir un Récord Guinness en dar excusas. Al final no es ella la que no vale la pena, eres tu quien no se la merece.

Le ruego a Dios para que no sobrepases el punto de no retorno haciendo que se canse de luchar. Espero que no llegue el momento en el que no hable de ti con admiración, que no visite tus redes sociales y en el que sus ojos ya no se iluminen al verte pasar por la puerta; porque si llega el momento en que ya no sienta mariposas en el estómago simplemente por pensar en ti, entonces puedes estar seguro de que la habrás perdido para siempre.

Te da miedo cambiar tu estilo de vida, te aterra perderlo todo al comprometerte con una sola persona; simplemente tienes un miedo inmenso ante el esfuerzo que tienes ante ti para llevar adelante una relación estable.

Es más fácil como están las cosas ¿O no? Sin compromiso, sin ataduras, sin que nadie espere nada de ti; pasando de los brazos de una mujer a otra sin permitir nunca que tu corazón se rinda realmente ante el amor ya que te da asusta demasiado que al final puedas quedarte enganchado con una sóla mujer.

Pero esto únicamente hace que te levantes sólo, en una cama vacía y que la soledad sea tu única compañía incluso rodeado de una multitud. Una vida así es vacía y fría, no importa si afuera hace 40 grados, siempre te faltará ese calor íntimo que nada más pueden dar las relaciones duraderas. Aunque ahora no lo veas, esa es la realidad.

Ella Vale La Pena, A Ti Lo Que Te Asusta Es El Compromiso Si persistes en ver únicamente sus errores se va a cansar; si insiste en considerarla alguien que no puede hacer nada bien o te empeñas en enfocarte en sus defectos, ella eventualmente asumirá que no es los suficientemente buena para ti, y se irá.

No se irá porque no quiera estar más contigo sino porque con tu actitud la habrás convencido de que no es suficientemente buena para ti. Te abandonará porque pensará que al hacerlo abrirá espacio en tu vida para alguien que sí merezca tu amor.

Previo a que destruyas la vida de ambos, antes de romper su corazón… detente por un momento a pensar. Piensa en la razón tras las peleas constantes, en quien ha estado a tu lado siempre que te ha hecho falta, recuerda que persona te conoce mejor que nadie, al final te darás cuenta de que la respuesta es siempre la misma: ¡Ella! ¡No puedes ser tan ciego como para no notarlo ahora!

Recuerda que eventualmente tomarás conciencia y te darás cuenta de cuanto vale, simplemente ella es una en un millón. Ojalá cuando lo asumas no sea demasiado tarde.

Porque si la dejas ir, si la convences de que no es buena para ti; se alejará por siempre y para siempre. Continuará con su vida pensando que hay algo mal con ella ya que tú sólo veías defectos y problemas cuando estaban juntos, aunque eso en realidad eran solo excusas de tu parte para evitar un compromiso serio. Lo cierto es que ella es perfecta, pero para ti es más fácil volver todo un desastre antes que detenerte a encarar tus demonios.

No proyectes tus inseguridades en ella, no la destruyas exclusivamente para mantenerte en pie. Ella merece mucho más que eso.

Si no estás listo, déjala ir. Dale las gracias por todo y permite que siga su camino. No la dejes con los brazos abiertos esperándote porque la estás matando. Permítele ser feliz con alguien que sepa que es la mujer perfecta sin reparar en detalles menores e insignificantes que para ti son la excusa perfecta contra un compromiso.

Si no estás listo para comprometerte déjala encontrar su propia felicidad, porque con seguridad allá afuera hay alguien más que valorará su esfuerzo y estará listo para convertirla en su prioridad. Ella quisiera que fueses tú, pero en honor a la verdad eso no es indispensable. A veces Dios nos da grandes regalos simplemente ignorando nuestras plegarias.

shares